Ruta: Barbastro – Burceat – Salas Bajas

Queríamos conocer las nuevas balsas de riego, que se están construyendo por los alrededores de Burceat y Cregenzán, ambas poblaciones pertenecientes al municipio de Barbastro,  para ampliar nuevas zonas de regadío, y que mejor para ello que organizar una ruta que nos llevará a visitar las obras y poder saber un poco más de las instalaciones. El trayecto, realizado el 9 de enero de 2017,  ha estado en torno a los 14 km; un recorrido cómodo, que nos ha llevado por distintos caminos vecinales, además de introducirnos en el barranco del Ariño a través de una buena senda, hasta dejarnos en los planos de Salas Bajas, donde el viñedo es el cultivo dominante.

 

Burceat
Burceat

 

 

Barbastro:

Donde damos comienzo la andada, un lugar de confluencia de caminos y que la hacen una ciudad de encuentro y de intercambios comerciales, con un fuerte poder atractivo en cuanto a servicios, no ya tan sólo de la propia Comarca del Somontano, cuya capitalidad ostenta, sino también entre otras poblaciones de comarcas adyacentes y de los valles pirenaicos. Geográficamente, su ubicación está a orillas del río Vero, unos pocos kilómetros antes de que éste llegue a verter sus aguas en el río Cinca,  además de hallarse enclavada dentro de lo que es el  llamado “Parque Cultural del Río Vero”.

 

Barbastro. Río Vero
Barbastro. Río Vero

 

Barbastro. Vista general
Barbastro. Vista general

 

En el entramado urbano de la ciudad, que fue fundada allá por el siglo IX por los alrededores de La Peñeta;    en su conjunto histórico destacan su porticada “Plaza del Mercado”, donde cada sábado este espacio público se convierte en el lugar de intercambio y comercial que viene siendo desde hace siglos; los diversos “Palacios” de estilo renacentista que todavía perduran; la “Catedral de Nuestra Señora de la Asunción” (siglo XVI), y exenta al templo se halla la “Torre de Campanas”, de planta octogonal, y que, posiblemente, fuera levantada sobre lo que pudo ser un antiguo minarete árabe; el “Museo Diocesano”, antiguo palacio episcopal (siglo XVI); la “Iglesia de San Francisco de Asís”, cuyos orígenes se remontan al siglo XIII; …. …. ….

No debemos olvidar el “Santuario o Monasterio de Nuestra Señora del Pueyo”, situado a las afueras de la ciudad sobre un alto cerro testigo (603 m) asemejándose más bien a una boscosa isla, a modo de vigía dominante sobre todo el Somontano y territorios adyacentes.

 

Barbastro. Catedral de Ntra. Sra. de la Asunción
Barbastro. Catedral de Ntra. Sra. de la Asunción

 

Barbastro. Torre de Campanas
Barbastro. Torre de Campanas

 

Barbastro. Museo Diocesano
Barbastro. Museo Diocesano

 

Barbastro. Plaza del Mercano
Barbastro. Plaza del Mercano

 

Para dirigirnos a Burceat, lo hacemos inicialmente por lo que es la carretera del pueblo de Cregenzán hasta que, superada la rotonda de la carretera que va a Burceat, cogemos el camino de la Ramilla, el cual nos llevará por las Granjas de Naval a alcanzar nuestro primer objetivo del día, Burceat. Este camino nos lleva a descubrir las grandes balsas de regadío que, abasteciéndose de las aguas del Canal del Cinca, servirán para la puesta en marcha de grandes extensiones de terreno en nuevas zonas regables.

 

Barbastro. Balsa de riego
Barbastro. Balsa de riego
Barbastro. Nuevos regadíos
Barbastro. Nuevos regadíos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Burceat:

En esta pequeña población, la cual ya hemos visitado en otras ocasiones, destaca su iglesia parroquial (siglo XVII), y, aunque ya lo conté en otra ocasión, en el camino que va a Barbastro, un personaje bastante pudiente, hizo levantar toda una sucesión de cruces, a modo de calvario, para así poder rezar el Santo Rosario mientras hacía el camino andando.

 

Llegando a Burceat
Llegando a Burceat
Burceat. Iglesia
Burceat. Iglesia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Burceat. Un alto en el camino
Burceat. Un alto en el camino

 

Terminada la visita a Burceat, tomamos el llamado camino de Salas Bajas, el cual a través de fincas de olivos, nos conduce hasta el mismo Canal del Cinca, que atravesamos para coger la carretera de servicio del propio Canal. A los pocos metros, tomaremos, a nuestra derecha, una bonita senda que nos llevará por el barranco del Ariño, alternando sus márgenes, hasta que nos encontramos con el camino de Montesa; este barranco, que nace en la sierra de Salinas, la cual hace de línea divisoria con Buera y Colungo, tiene un marcado y profundo cauce que discurre por una zona de areniscas y donde abundan las carrascas y los quejigos.

 

Burceat. Olivo camino de Salas Bajas
Burceat. Olivo camino de Salas Bajas
Burceat. Camino de Salas Bajas
Burceat. Camino de Salas Bajas

 

 

 

 

 

 

 

 

Canal del Cinca
Canal del Cinca
Barranco El Ariño
Barranco El Ariño

 

 

 

 

 

 

 

 

Una vez alcanzado el antiguo camino de Montesa, nos dirigimos hacia Salas Bajas por una extensa planicie, con alta concentración de viñedos, desde donde divisamos en todo momento a la ermita de La Candelera (siglo XIII) en Salas Altas, situada en lo alto de una escarpada ladera (sierra de San Miguel),  dominando la extensa llanura situada a sus pies.

 

Barranco El Ariño. Llegando a Salas
Barranco El Ariño. Llegando a Salas
Camino de Salas Bajas
Camino de Salas Bajas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Salas Bajas. Viñedos
Salas Bajas. Viñedos
Salas Altas. Ermita La Candelera
Salas Altas. Ermita La Candelera

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Salas Bajas:

Donde existe una bodega de vino muy afamada, se desarrolla urbanísticamente en torno a su calle Mayor, donde sobresale la iglesia de San Vicente Mártir (siglo XVIII). Esta localidad ya la hemos utilizado, en más de una ocasión, bien como punto de partida o como lugar de paso en algunos de nuestros paseos. Destacable también es, el “Bosque de Hierro”, situado delante de las bodegas de vino, un conjunto de 40 vigas con una longitud de 7 metros cada una, que sintonizan perfectamente con el paisaje.

 

Salas Bajas. Bodegas
Salas Bajas. Bodegas
Salas Bajas
Salas Bajas

 

 

 

 

 

 

 

 

Salas Bajas. San Vicente Mártir
Salas Bajas. San Vicente Mártir
Salas Bajas. Plaza
Salas Bajas. Plaza

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena el capcha para publicar tu comentario. *