Ruta por Velillas – Liesa – Ibieca – Aguas

Un paseo entre Velillas y Aguas
15-ene-2016 — 14 km

 

Hace ahora casi dos años, concretamente en febrero de 2014, hicimos también unas rutas por esta zona (“”Siétamo – Velillas””; “”Velillas – Angües””), que tan solo coincidieron en una pequeña parte con la realizada en el día de hoy.

El itinerario de esta fresquita jornada lo hemos iniciado en el pueblo de Velillas para dirigirnos al cercano de Liesa, pasar por la ermita de Santa María del Monte y dirigirnos después a la iglesia de San Miguel de Foces, acercándonos posteriormente a Ibieca y finalizar el recorrido en la población de Aguas. Un recorrido con una orografía muy asequible y un desnivel, entre su inicio y el final, de poco más de 200 metros.

Ibieca. San Miguel de Foces
Ibieca. San Miguel de Foces

 

Nos encontramos en lo que es el piedemonte de la sierra de Guara, en una parte del territorio acotado por la N-240, por el sur, y flanqueado por los ríos Alcanadre y Guatizalema por el este y oeste, respectivamente, estando encuadrado dentro de lo que es la Comarca de la Hoya de Huesca/Plana de Uesca. Esta zona, muy influenciada por la sierra de Guara en cuanto a climatología se refiere, tiene una orografía de suaves ondulaciones, en la que se alternan grandes sasos (como los de Liesa o Ibieca) con unos valles limosos de fondo plano (Velillas) y abundantes cerros y afloramientos de piedras areniscas; entre Velillas y Siétamo, se prodiga un suelo desnudo y acarcavado con bastantes pináculos (badlands), sujeto a una fuerte erosión.

 

Tozal de Guara
Tozal de Guara

 

Camino de Liesa. Afloramiento de areniscas
Camino de Liesa. Afloramiento de areniscas

 

Iniciamos el recorrido en Velillas, junto a su iglesia parroquial de San Bartolomé. En este pueblo, a resguardo del escarpe coronado por su arruinada ermita de Santa Bárbara (tiene, además, otra ermita llamada de San Bartolomé –siglo XIII-, también en situación ruinosa), destaca un Pozo-Fuente, que se halla a las afueras, al cual se desciende bajo un dintel con bóveda de cañón que sobresale del suelo (normalmente, otros pozos-fuentes que hemos visto comienzan a ras de suelo). Una vez visitado el casco urbano, tomaremos el antiguo camino que conduce a Liesa y a Arbaniés, con paredes de piedra que lo flanquean por ambos lados, salvando el arroyo de Rija.

 

Velillas. Iglesia de San Bartolomé
Velillas. Iglesia de San Bartolomé
Velillas
Velillas

 

 

 

 

 

 

 

 

Velillas. Pozo-Fuente
Velillas. Pozo-Fuente
Velillas. Interior Pozo-Fuente
Velillas. Interior Pozo-Fuente

 

 

 

 

 

 

 

 

Camino de Liesa
Camino de Liesa
Camino de Liesa. Arroyo Rija
Camino de Liesa. Arroyo Rija

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un recorrido por el núcleo urbano de Liesa (cuyo nombre pudiera derivarse del término latino “eclesia”), que pertenece al municipio de Siétamo, además de su iglesia parroquial con advocación a San Pedro (siglo XVII/XIX), nos llevará a conocer algunas de sus grandes casonas así como el repertorio de Escudos de Armas que sobresalen y destacan en sus fachadas. La entrada al templo se efectúa a través de un atrio con puerta enmarcada por un arco de medio punto y sobre el que existe una hornacina conteniendo la imagen de San Pedro en piedra arenisca.

 

Liesa
Liesa
Liesa
Liesa

 

 

 

 

 

 

 

 

Liesa. Iglesia de San Pedro
Liesa. Iglesia de San Pedro
Liesa
Liesa

 

 

 

 

 

 

 

 

Revisando la página web de Liesa, me ha gustado el cancionero o refranero del pueblo:

 

“”Mula de Liesa,
mujer de Ibieca,
y yerno de Aguas,
a casa no me lo traigas””

“”Para mocitos de garbo,
Antillón, Bespén y Blecua,
Para mocitas resaladitas,
Torres, Velillas y Liesa””

 

Liesa
Liesa

Camino de Arbaniés, a las afueras de Liesa, se encuentra un crucero cuyo estado de conservación es bastante deplorable y que bien merecería se le prestara un poco de atención.

Liesa. Crucero camino de Arbaniés
Liesa. Crucero camino de Arbaniés

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, los pueblos de la Hoya de Huesca, son de similares características urbanísticas y arquitectónicas, con grandes casas y hermosas fachadas de un estilo imperante en los siglos XVII y XVIII, y unos materiales en los que destacaban los ladrillos, el tapial o los yesos, con una sillería de buen porte, generalmente de piedra arenisca, que suelen perfilar unos más que perfectos esqueletos, con sus zócalos o basamentos, esquinas o cantoneras, cadenas, pilares, …. …., además de sus portaladas en forma de bóveda de cañón rematadas con grandes dovelas. El otro elemento ornamental, en muchas de sus fachadas, son los “escudos de armas” o “piedras armeras”, con unas representaciones epigrafiadas en la piedra que encierran unas determinadas simbologías distintivas de unos linajes o de unos apellidos.

 

Liesa. Casa Launa
Liesa. Casa Launa
Liesa. Curiosas dovelas
Liesa. Curiosas dovelas

 

 

 

 

 

 

 

 

Liesa. Escudo de Armas de Guiral
Liesa. Escudo de Armas de Guiral
Liesa. Escudo de Armas de Vescos
Liesa. Escudo de Armas de Vescos

 

 

 

 

 

 

 

 

Liesa. Escudo de Armas de Bara
Liesa. Escudo de Armas de Bara
Liesa. Portal de entrada Casa Launa
Liesa. Portal de entrada Casa Launa

 

 

 

 

 

 

 

 

Dentro del término de Liesa y en lo alto de un cercano cerro, ya camino de San Miguel de Foces, nos encontraremos con la ermita de Santa María del Monte (Monumento Histórico-Artístico) –siglo XIII-, que guarda en su interior unas bellas pinturas de estilo gótico lineal, representando los martirios de San Valero, Santa Catalina y San Vicente. La portada de entrada se halla situada cara al mediodía a la cual le da cobijo un pequeño atrio; sus paredes exteriores tienen unos más que potentes contrafuertes y cuenta con una espadaña de un solo vano en su muro occidental.

 

Liesa. Ermita Santa María del Monte
Liesa. Ermita Santa María del Monte
Liesa. Ermita Santa María del Monte
Liesa. Ermita Santa María del Monte

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde el cerro donde se halla esta ermita, se pueden divisar los pueblos de Arbaniés, Santa Eulalia La Mayor, Siétamo, Angües, El Pueyo de Barbastro y Torres de Montes, además del propio Liesa. También se vislumbra a lo lejos la silueta de la sierra de Alcubierre. Por supuesto, las vistas sobre la sierra de Guara son espectaculares.

Desde la ermita, vista de Arbaniés y el Gratal al fondo
Desde la ermita, vista de Arbaniés y el Gratal al fondo
Desde la ermita, una vista de Siétamo
Desde la ermita, una vista de Siétamo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ermita de Santa María del Monte
Ermita de Santa María del Monte
Una vista del Tozal de Guara desde la ermita
Una vista del Tozal de Guara desde la ermita

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La iglesia de San Miguel de Foces (siglo XIII), declarada Monumento Nacional, que muestras una gran sorpresa al encontrarla en medio de un paraje desértico y sin ninguna explicación aparente en primer término por el sitio donde está, es el único edificio que permanece en pie de un antiguo complejo monástico, que mandó construir Ximeno de Foces y donado posteriormente a la orden de San Juan de Jerusalén, junto al castillo y la desaparecida villa de Foces (el pueblo de Foces existía allá por el siglo XIII, pero en el XV ya estaba despoblado y con el transcurrir de los tiempos quedó totalmente borrado y olvidado de los mapas, fue una de las muchas poblaciones que se desertizaron durante la dura crisis del siglo XIV, que tuvo en la peste negra -1348- uno de sus más dramáticos acontecimientos).

 

Ibieca. San Miguel de Foces
Ibieca. San Miguel de Foces
Ibieca. San Miguel de Foces
Ibieca. San Miguel de Foces

 

 

 

 

 

 

 

 

Tuvimos la gran suerte de poder acceder al interior del templo, de una sola nave con planta de cruz latina y tres ábsides poligonales en su cabecera cubiertos con bóvedas de crucería; el ábside central corresponde al presbiterio y los dos laterales son sendas capillas. Cada uno de los laterales del transepto tiene unos arcosolios destinados a contener los sarcófagos de la familia Foces, aunque, parecer ser, tan sólo están ocupados dos de ellos. Magníficos los conjuntos de pintura mural gótica que resaltan sobremanera el ya de por sí grandioso monumento que representa la propia iglesia y que llegan a plasmar imágenes del mundo funerario de la época.

 

Ibieca. San Miguel de Foces
Ibieca. San Miguel de Foces
Ibieca. San Miguel de Foces
Ibieca. San Miguel de Foces

 

 

 

 

 

 

 

 

Ibieca. San Miguel de Foces
Ibieca. San Miguel de Foces
Ibieca. San Miguel de Foces
Ibieca. San Miguel de Foces

 

 

 

 

 

 

 

 

De resaltar el aspecto exterior del templo, con multitud de marcas de cantero reflejadas en sus piedras y con una puerta de acceso similar a la de la Catedral de Valencia, con arquivoltas semicirculares de dientes de sierra y guardapolvo, así como unos capiteles de estilo corintio cuyos ábacos están recubiertos con hojas de finas labores.

 

Ibieca. Iglesia de San Miguel de Foces
Ibieca. Iglesia de San Miguel de Foces
Ibieca. San Miguel de Foces. Marcas de cantero
Ibieca. San Miguel de Foces. Marcas de cantero

 

 

 

 

 

 

 

 

Llegando a Ibieca, una vez visitada la iglesia de San Miguel de Foces, nos encontramos el llamado “Crucero de Foces”, con grada, basa y fuste de piedra rematado con una cruz de hierro flordelisada.

 

Ibieca. Crucero de Foces
Ibieca. Crucero de Foces

 

En Ibieca, además de la iglesia parroquial de San Clemente (siglo XVI), destaca el conjunto de la fuente, con una tipología propia del siglo XVI, con su abrevadero, lavadero y posterior reconducción de las aguas a los huertos familiares cercanos.

 

Ibieca
Ibieca
Ibieca. Iglesia de San Clemente
Ibieca. Iglesia de San Clemente

 

 

 

 

 

 

 

 

Ibieca. Fuente y abrevadero
Ibieca. Fuente y abrevadero
Ibieca. Plaza y Ayuntamiento
Ibieca. Plaza y Ayuntamiento

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ibieca. Escudo de Armas de los Torres
Ibieca. Escudo de Armas de los Torres

 

El camino de Ibieca a Aguas, destino final de nuestra excursión de hoy, nos conducirá por un extenso llano hasta alcanzar el barranco de Lecina, un profundo y amplio barranco cuyas laderas están repletas de una gran masa arbórea de encinas. Las vistas sobre la sierra de Guara y su nevado Tozal (2077 m) son más que fantásticas.

 

 

Camino de Aguas. Santa Eulalia la Mayor
Camino de Aguas. Santa Eulalia la Mayor
Camino de Aguas. Sierra de Guara
Camino de Aguas. Sierra de Guara

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Camino de Aguas. Barranco de Lecina
Camino de Aguas. Barranco de Lecina
Camino de Aguas. Ya se divisa el pueblo
Camino de Aguas. Ya se divisa el pueblo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La población de Aguas, que pertenece al municipio de Loporzano, se encuentra en las mismas faldas de la sierra de Guara, en la que sobresale la esbelta iglesia parroquial de Santiago Apóstol, del siglo XVII. A las afueras del pueblo se encuentra la fuente (siglo XVII), con todo el conjunto de abrevadero y lavadero.

 

 

Aguas. Iglesia Santiago Apóstol
Aguas. Iglesia Santiago Apóstol
Aguas. Iglesia Santiago Apóstol
Aguas. Iglesia Santiago Apóstol

 

 

 

 

 

 

 

 

Aguas. Casa Bail
Aguas. Casa Bail
Aguas
Aguas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aguas. Fuente a las afueras
Aguas. Fuente a las afueras

 

 

Aguas. Escudo de Armas de Casa Cabrero
Aguas. Escudo de Armas de Casa Cabrero
Aguas. Escudo de Armas de Don Martín Azevillo
Aguas. Escudo de Armas de Don Martín Azevillo

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena el capcha para publicar tu comentario. *