Una visita a Peralta de la Sal

Peralta de la Sal. Castillo de la Mora
Peralta de la Sal. Castillo de la Mora

Peralta de la Sal, perteneciente al municipio de Peralta de Calasanz al que también se hallan adscritos los pueblos de Calasanz, Cuatrocorz y Gabasa, es una tranquila y bonita población que rezuma historia por todos los lados, con un conjunto urbano muy bien conservado en el que su plaza mayor es el punto de convergencia del mismo. Este pueblo tiene bastantes cosas que mostrar, pero las más destacables son su iglesia parroquial, el santuario de P.P Escolapios y sus grandes salinas que aportan el calificativo al topónimo del pueblo (Peralta de la Sal = “Petra alta” – piedra alta, y “de la Sal” por sus salinas), además del Castillo de la Mora, sito en lo más alto de un cercano y dominante cerro que permite otear el territorio.

Nos encontramos en una franja de terreno que dada su posición geográfica y la historia acumulada siempre ha sido un territorio fronterizo, prolongación de Ribagorza aunque ahora adscrita administrativamente a la Comarca de La Litera. En cuanto a lo geológico se refiere también se le puede considerar como fronteriza, pues está a caballo de dos grandes unidades geológicas que vienen a conformar el territorio de Aragón: Los Pirineos y la Depresión del Ebro.

Peralta de la Sal
Peralta de la Sal

 

La visita realizada en el día de hoy, 1 de febrero de 2016, era una asignatura pendiente desde hace mucho tiempo, pues la última vez que estuvimos aquí, en mayo de 2014, ya prometimos volver. Como teníamos que ajustarnos a los horarios de visita del Santuario de los P.P. Escolapios, en primer lugar nos dirigimos a las salinas y a la vuelta proceder a visitar el Santuario y la iglesia parroquial, para a continuación ir hasta el Castillo de la Mora, pasando antes por la ermita de la Virgen de la Mora, en un camino de ida y vuelta. En total han sido cerca de 11 kms. los recorridos en esta jornada, que ha sido muy entretenida y altamente instructiva.

Peralta de la Sal
Peralta de la Sal

 

Las salinas de Peralta de la Sal, declaradas B.I.C. en la categoría de Conjunto de Interés Cultural, un lugar de interés etnográfrico, conforman un conjunto paisajístico imponente, dentro de lo que es el propio cauce del barranco, también llamado del Salinar; consta de más de 250 salinas o pozas (aunque llegó a albergar 365 cubetas, número coincidente con los días del año). Tienen una antigüedad de unos dos milenios y datan de la época romana. La lástima es su actual estado de conservación, pues se hallan en situación de dejadez y totalmente abandonadas, condenadas a su suerte y con un futuro nada halagüeño que les espera, sobradamente conocido por desgracia, como ha venido ocurrido con mucho de nuestro patrimonio. (Sobre las “Salinas de interior”, tengo hecha una referencia en este mismo Blog, dentro del apartado “Nuestro patrimonio cultural – Apuntes sobre el patrimonio”).

Peralta de la Sal. Salinas
Peralta de la Sal. Salinas
Peralta de la Sal. Salinas
Peralta de la Sal. Salinas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Peralta de la Sal. Salinas
Peralta de la Sal. Salinas
Peralta de la Sal. Salinas
Peralta de la Sal. Salinas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La visita al Santuario de los P.P. Escolapios resultó muy agradable, nos atendió muy bien con unas inmejorables explicaciones y gran amabilidad el padre José Manuel, que completó con una posterior visita guiada. El Santuario de los Padres Escolapios, que resulta ser el corazón espiritual de Peralta, se levanta sobre lo que fue la casa natal de San José de Calasanz (Peralta de la Sal 1557- Roma 1648) creador de las Escuelas Pías. El complejo religioso alberga, además de la propia iglesia del Santuario, el museo Calasancio, la capilla de los Mártires, un Claustro cubierto mediante acristalamiento, una Hospedería, un Albergue y una Escuela de Hostelería, todo ello regentado por una Comunidad de Religiosos Escolapios.

Peralta de la Sal. Santuario
Peralta de la Sal. Santuario
Peralta de la Sal. Santuario
Peralta de la Sal. Santuario
Peralta de la Sal. Santuario y torre iglesia parroquial
Peralta de la Sal. Santuario y torre iglesia parroquial
Peralta. Santuario. Interior del templo
Peralta. Santuario. Interior del templo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Peralta. Santuario. Interior del templo
Peralta. Santuario. Interior del templo

 

Peralta. Santuario. Interior del templo
Peralta. Santuario. Interior del templo

 

Peralta. Santuario. Interior del templo
Peralta. Santuario. Interior del templo

 

Peralta. Santuario. Interior del templo
Peralta. Santuario. Interior del templo
Peralta de la Sal. Claustro del Santuario
Peralta de la Sal. Claustro del Santuario

 

 

 

 

 

 

 

 

El padre José Manuel, también se tomó la molestia de enseñarnos la iglesia parroquial con advocación a Nuestra Señora de la Asunción (siglo XVII), la cual se halla junto al Santuario de los P.P. Escolapios. Este templo que consta de tres naves, que tiene una bella fachada y robusto campanario de base cuadrada y dos cuerpos octogonales con cuatro vanos en cada uno de ellos, está catalogado como patrimonio de la Unesco precisamente por las esbeltas yeserías mudéjares de estilos geométricos que lucen en sus bóvedas y cúpula. También puede verse la pila bautismal donde fue bautizado San José de Calasanz.

Peralta de la Sal. Ntra. Sra. de la Asunción
Peralta de la Sal. Ntra. Sra. de la Asunción
Peralta de la Sal. Ntra. Sra. de la Asunción
Peralta de la Sal. Ntra. Sra. de la Asunción

 

 

 

 

 

 

 

 

Peralta de la Sal. Torre de la iglesia parroquial
Peralta de la Sal. Torre de la iglesia parroquial

 

Peralta de la Sal. Pila bautismal
Peralta de la Sal. Pila bautismal

 

Peralta de la Sal. Yeserías iglesia parroquial
Peralta de la Sal. Yeserías iglesia parroquial
Peralta de la Sal. Yeserías iglesia parroquial
Peralta de la Sal. Yeserías iglesia parroquial

 

 

 

 

 

 

 

 

Peralta de la Sal. Yeserías iglesia parroquial
Peralta de la Sal. Yeserías iglesia parroquial
Peralta de la Sal. Yeserías iglesia parroquial
Peralta de la Sal. Yeserías iglesia parroquial

 

 

 

 

 

 

 

 

El camino que nos llevará al Castillo de la Mora, que será de ida y vuelta, es coincidente con el GR-23. Va ganando altura poco a poco y en poco más de una hora habremos superado los más de 200 metros de desnivel existentes y 4’5 kms que lo separan del pueblo. A media que vamos ascendiendo se puede ir apreciando lo que es el agreste y duro paisaje que nos rodea, donde se suceden los afloramientos de rocas correspondientes a las Eras del Mesozoico y Cenozoico inferior, presentando como una especie de bloques levantados por cabalgamientos sobre todo en lo que es la parte norte (Zurita, Gabasa, Calasanz). Nos hallamos en lo que son las Sierras Subpirenaicas que ocupan el extremo norte de la Comarca de La Litera, donde destacan las arcillas, las areniscas y los yesos; las rocas de la sierra de la Gessa, que conforman el núcleo del llamado anticlinal de Barbastro – Balaguer (un gran plegamiento formado a consecuencia de los empujes tectónicos del Pirineo sobre los materiales lacustres sedimentados en esta zona de la depresión del Ebro), también son responsables en parte de la salinidad de las aguas subterráneas en algunas zonas, como por ejemplo en Calasanz o Peralta de la Sal, donde se han aprovechado la explotación de las mismas para la producción de la sal y su posterior comercialización.

 

Peralta de la Sal
Peralta de la Sal
Camino del Castillo de la Mora
Camino del Castillo de la Mora

 

 

 

 

 

 

 

 

Gabasa
Gabasa
Peralta de la Sal y Calasanz al fondo
Peralta de la Sal y Calasanz al fondo

 

 

 

 

 

 

 

 

Un poco antes de llegar al Castillo, una vez superado y dejado a nuestra izquierda en el sentido de subida, al Tozal Gordo (784 m), nos encontramos la ermita de la Virgen de la Mora (siglo XVII), que fue construida sobre las ruinas de una antigua iglesia románica del desaparecido pueblo de Montmegastre. Hasta el siglo XIX estuvo habitada por ermitaños.

 

Ermita Virgen de la Mora
Ermita Virgen de la Mora
Ermita Virgen de la Mora
Ermita Virgen de la Mora

 

 

 

 

 

 

 

 

En la medida que vamos ganando altura, ya podemos ir visualizando lo que es la cuenca hidrográfica del río Sosa, una pequeña cuenca encajada entre las estribaciones de la sierra de la Carrodilla y los núcleos de Zurita, Gabasa, Calasanz, Peralta de la Sal, Azanuy y La Almunia de San Juan, hasta las mismas postrimerías de Monzón. El río Sosa, de apenas 25 km., nace en el llamado “barranc de Gabasa” siendo afluente del Cinca al poco de superar la ciudad de Monzón, y, normalmente, es de caudales modestos aunque en alguna que otra ocasión se embravece y pone en peligro las zonas adyacentes a su cauce dadas sus grandes y súbitas avenidas de agua. Esta Comarca de La Litera no tiene grandes corrientes de agua, aunque se halla encajada entre dos grandes ríos, como son el Cinca y el Noguera-Ribagorzana, antaño ambos dos bravos ríos pero hoy muy domados por los embalses construidos en sus cauces y reconvertidos en unos grandes almacenes de reserva hidrológica para la producción eléctrica y regadío.

 

Peralta de la Sal, desde el Castillo de la Mora
Peralta de la Sal, desde el Castillo de la Mora
Gabasa, desde el Castillo de la Mora
Gabasa, desde el Castillo de la Mora

 

 

 

 

 

 

 

 

Llegamos al Castillo de la Mora (773 m), una antigua fortificación militar del siglo XI, con posibles orígenes de la época romana, aunque reutilizado más tarde por los musulmanes. Tan sólo quedan unos pocos restos sobre la pequeña explanada que corona el cerro y la torre del castillo que ha sido restaurada no hace mucho tiempo.

Castillo de la Mora
Castillo de la Mora
Castillo de la Mora
Castillo de la Mora

 

 

 

 

 

 

 

 

Castillo de la Mora
Castillo de la Mora
Castillo de la Mora
Castillo de la Mora

 

 

 

 

 

 

 

Nos queda pendiente de conocer el “Barranco de Gabasa”, un impresionante cañón excavado por el río Sosa, que se halla situado a los pies del mismo pueblo y que ha sido generado por la incisión lineal de las aguas y la posterior disolución de las calizas cretácicas (145 mills/años) que lo conforman. En este pueblo de Gabasa, destaca un asentamiento prehistórico que se remonta al período del Hombre del Neandertal.

 

Tozal Gordo, desde el Castillo de la Mora
Tozal Gordo, desde el Castillo de la Mora

 

 

En próxima visita, que esperemos no se haga rogar demasiado, tenemos pendiente una circular, con inicio y final en Peralta de la Sal, pasaremos por el Barranco de Gabasa, nos acercaremos hasta Zurita y volveremos por el Barranco de Getsemaní para conocer los pozos de hielo, que eran propiedad y fueron explotados por los P.P. Escolapios.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena el capcha para publicar tu comentario. *