Ruta circular por el Refugio de Estós

Refugio de Montaña de Estós
Refugio de Montaña de Estós

Desde el aparcamiento que existe al comienzo o en el final del valle de Estós,  según se mire, hemos efectuado un recorrido de ida y vuelta, hasta el Refugio de Montaña de Estós, pasando antes por las cascadas de las Gorgas Galantes y siempre siguiendo el curso de las bravas aguas del río Estós. La caminata ha sido de unos 17’5 km., aproximadamente, de una duración de poco más de cinco horas, teniendo en cuenta las paradas que se han hecho para recrearnos del paisaje y la obligada visita a los espectaculares saltos de agua de las Gorgas Galantes.

La caminata de hoy, 20 de julio de 2015, ha transcurrido, íntegramente, por una parte del trazado del GR-11. Ya habíamos visitado este valle en otras dos ocasiones, una para subir al bello ibón de Escarpinosa, cuya visita me gustaría repetir, y en otra ocasión ascendimos hasta el Ibón Grande de Batisielles; los dos ibones son dignos de visitar.

Inicio recorrido Valle de Estós
Inicio recorrido Valle de Estós
Valle de Estós. Comienzo del recorrido
Valle de Estós. Comienzo del recorrido

 

 

 

 

 

 

 

Presa de Estós
Presa de Estós
Río Estós
Río Estós

 

 

 

 

 

 

Camino de subida al valle de Estós
Camino de subida al valle de Estós
Palanca de Aiguacarri. Río Estós
Palanca de Aiguacarri. Río Estós

 

 

 

 

 

 

 

El valle de Estós destaca por sus armoniosos contrastes; es el típico valle de modelado glaciar en forma de U, en el que conviven los poblados bosques de pino negro y grandes hayedos en sus laderas, con las extensas praderas que se han venido utilizado desde tiempos inmemorables para el aprovechamiento ganadero, y todo ello flanqueado por altas montañas donde se prodigan los neveros, los ibones y unas escarpadas agujas.

 

Macizo de Perdiguero. Valle de Estós
Macizo de Perdiguero. Valle de Estós
Camino por el valle de Estós
Camino por el valle de Estós

 

 

 

 

 

 

 

Praderas y espesa vegetación al abrigo de Perdiguero
Praderas y espesa vegetación al abrigo de Perdiguero
Macizo de Perdiguero
Macizo de Perdiguero

 

 

 

 

 

 

 

Valle de Estós. Típico modelado glaciar
Valle de Estós. Típico modelado glaciar

 

Este bonito valle, está situado de pleno en lo que es la denominada Zona Axial, una de las grandes unidades geológicas pirenaicas, la cual ocupa todo lo que es el norte de la Comarca de La Ribagorza, entre Sahún y el límite fronterizo con Francia, encajonado entre dos impresionantes macizos graníticos de gran altura, como son el de Perdiguero y el Posets, y forma parte de lo que es la jerarquización de la red hidrográfica del río Ésera.

 

Macizo de Perdiguero
Macizo de Perdiguero
Macizo de Perdiguero
Macizo de Perdiguero

 

 

 

 

 

 

 

Cabaña-refugio de Santa Ana
Cabaña-refugio de Santa Ana
Fuente Coronas
Fuente Coronas

 

 

 

 

 

 

 

Está integrado en lo que es el Parque Natural Maladeta – Posets, aunque la propiedad del mismo es comunal de los vecinos de Benasque desde tiempos inmemoriales.

 

Hayedo, camino del refugio. Valle de Estós
Hayedo, camino del refugio. Valle de Estós
Valle de Estós. Praderas alternando con los bosques
Valle de Estós. Praderas alternando con los bosques

 

 

 

 

 

 

 

 

Durante el recorrido, que es ascendente hasta el refugio de montaña, se van sucediendo los arroyos y las cascadas, que van salvando las escarpadas laderas de las montañas, para acabar depositando sus aguas en el río Estós, lo que nos indica que, en las alturas, existen numerosos ibones que desaguan y están conectados con el resto de la red fluvial. Los ibones, como ya he comentado en otras ocasiones, son depresiones de origen glaciar cuyas cubetas, al retirarse las grandes masas de hielo, quedaron rellenas de agua; con frecuencia, suelen estar agrupados y se escalonan a diferentes alturas, nutriéndose de neveros o de arroyos y, a veces, están interconectados a través de barrancos que se alimentan de sus desagües.

Palanca Aigueta de Batisielles
Palanca Aigueta de Batisielles
Aigueta de Batisielles
Aigueta de Batisielles

 

 

 

 

 

 

 

Corrientes de agua por las praderas. Valle de Estós
Corrientes de agua por las praderas. Valle de Estós
Arbolado Valle de Estós
Arbolado Valle de Estós

 

 

 

 

 

 

 

 

En el transcurso de la caminata, hemos podido ir apreciando la importancia que ha llegado a tener este valle para Benasque y su economía, reportándoles a lo largo de los siglos unos grandes beneficios, que van desde los aprovechamientos de los pastos a las explotaciones madereras, pasando por la caza y la pesca, a lo que cabe añadir la explotación hidrológica y el turismo de alta montaña desde el pasado siglo XX.

Camino de subida al refugio de montaña. Valle de Estós
Camino de subida al refugio de montaña. Valle de Estós
Camino de subida al refugio de montaña. Valle de Estós
Camino de subida al refugio de montaña. Valle de Estós

 

 

 

 

 

 

 

 

Durante muchos siglos, la ganadería,  en todos sus aspectos, fue una de las principales riquezas del valle de Benasque, tales como la cría o recría del ganado caballar, asnal o mular, el vacuno, el ovino y el porcino. Todos estos volúmenes de ganado, se llegaban a comercializar en las principales ferias del reino (como por ejemplo, en las de Graus o Barbastro), pues gozaban de gran prestigio dada su alta calidad

 

Valle de Estós
Valle de Estós

Todo el conjunto del valle presenta una gran biodiversidad en cuanto a su flora y fauna. Su excelente conservación, pues no ha sido muy maltratado por las actividades del hombre, es una consecuencia directa del uso sostenible que, de forma tradicional, se ha caracterizado en el aprovechamiento de los montes; ello puede ser debido a que, al ser una propiedad mancomunada en la que han intervenido los vecinos de Benasque desde muy antiguo, no se han sobreexplotado ni los bosques, ni los pastos, ni los recursos hidráulicos, más bien han estado sometidos a una regulación sostenible

Macizo del Perdiguero
Macizo del Perdiguero
Macizo del Perdiguero
Macizo del Perdiguero

 

 

 

 

 

 

 

En la medida en que vas ganando altura, la húmedad y una temperatura más fresca van haciendo acto de presencia, pudiendo apreciar claramente como la vegetación se va distribuyendo conforme gana en altitud, formando lo que se denomina pisos de vegetación. Hasta los 1600/1700 metros, lo que se denomina el piso montano, la vegetación destaca por unos profundos hayedos y pinares de pino silvestre, además de fresnos, avellanos, abedules, bojes, ….; superada dicha altura, y hasta las 2200/2300 metros, lo que es el piso subalpino, predomina el pino negro, adoptando con frecuencia un estado de bosque abierto, con ejemplares repartidos por el territorio entre los que va creciendo el prado; y, a partir de dicha altura, en lo que se llama el piso alpino, la vegetación que predomina es la pradera alpina, muy adecuada para el pasto de la ganadería (es lo que se acostumbra a llamar los puertos).

 

Praderas en el valle de Estós
Praderas en el valle de Estós
Valle de Estós
Valle de Estós

 

 

 

 

 

 

Valle de Estós
Valle de Estós

 

En todo el recorrido, los desplazamientos a motor están prohibidos, a excepción hecha de los propios vehículos de los guardas del parque natural, y la caza está bastante restringida y condicionada a controles demográficos de las especies que habitan en el territorio protegido.

Valle de Estós
Valle de Estós
Río Estós
Río Estós

 

 

 

 

 

 

 

Antes de llegar al Refugio de Estós, nos hemos deleitado con las espectaculares cascadas de las Gorgas Galantes, impresionantes saltos de agua del propio río Estós.

 

Río Estós. Cascadas Gorgas Galantes
Río Estós. Cascadas Gorgas Galantes
Río Estós. Cascadas Gorgas Galantes
Río Estós. Cascadas Gorgas Galantes

 

 

 

 

 

 

 

Río Estós. Cascadas Gorgas Galantes
Río Estós. Cascadas Gorgas Galantes
Río Estós. Cascadas Gorgas Galantes
Río Estós. Cascadas Gorgas Galantes

 

 

 

 

 

 

 

Gabriel refrescándose en el río Estós
Gabriel refrescándose en el río Estós
En las Gorgas Galantes
En las Gorgas Galantes

 

 

 

 

 

 

 

Después de recrearnos con la visión de las cascadas y su gran estruendo, hemos llegado a una pequeña pradera donde se halla la cabaña del Tormo, un pequeño refugio de pastores, precisamente allí nos hemos encontrado a uno que nos ha dicho tenía que ir a recordar el ganado que estaba a unos dos horas de distancia.

 

Cabaña del Turmo. Vallé de Estós
Cabaña del Turmo. Vallé de Estós
Camino del refugio de montaña. Valle Estós
Camino del refugio de montaña. Valle Estós

 

 

 

 

 

 

 

Desde la cabaña del Turmo hasta el refugio de montaña, nuestro objetivo de hoy, quedaban unos 30 minutos de una prolongada subida, llamada rompechulos, que hemos superado sin problemas. El Refugio de Estós, también llamado del Cantal (1890 m), es uno de los lugares más carismáticos del Pirineo para los montañeros, ya que, en su momento, fue el primer refugio de montaña guardado. El actual refugio, fue inaugurado en 1987, que sustituyó a otro que fue destruido por un incendio en el año 1979 y que databa de 1948.

Refugio de montaña del Valle de Estós
Refugio de montaña del Valle de Estós
Refugio de montaña del Valle de Estós
Refugio de montaña del Valle de Estós

 

 

 

 

 

 

 

En el refugio de montaña de Estós
En el refugio de montaña de Estós

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena el capcha para publicar tu comentario. *