Ruta por Laluenga – Pertusa – Barbuñales

Laluenga. Pozo fuente
Laluenga. Pozo fuente. Interior “Pozo Alto”

Recorrido, de ida y vuelta, entre las Comarcas del Somontano de Barbastro y Hoya de Huesca, habiendo visitado las poblaciones de Laluenga, Pertusa y Barbuñales.

En Laluenga nació el ilustre Basilio Paraíso Lasus, empresario, político y escritor del regeneracionismo español, que fue nombrado hijo adoptivo de la ciudad de Zaragoza, siendo un ferviente defensor de todo lo aragonés. El pueblo de Pertusa, acogió al rey Felipe II en su camino hacia Cataluña, permitiéndole descansar de tan largo viaje; en agradecimiento por el buen trato recibido, el monarca quiso corresponder enviando a uno de sus arquitectos que, por aquel entonces estaba colaborando en la construcción del Monasterio de El Escorial, para que procediera a levantar la esbelta torre anexa, aunque exenta, a la iglesia parroquial. En cuanto a Barbuñales, es el pueblo natal del insigne Félix de Azara y Perera, célebre Brigadier de la Real Armada e Ingeniero Militar, siendo, además, un excelente naturalista, antropólogo y humanista.

 

 El día 5 de enero de 2015, iniciamos la partida en  Laluenga, junto al monumental Pozo fuente que existe  a la entrada de la población,  al cual llegan a denominar “La Catedral del Agua”; también visitamos el “Pozo Alto”, que existe soterrado bajo una de las calles del pueblo (calle del Pozo)

Laluenga. Pozo Fuente, denominado "La Catedral del Agua"
Laluenga. Pozo Fuente, denominado “La Catedral del Agua”
Laluenga. Pozo Fuente, llamado el "Pozo Alto"
Laluenga. Pozo Fuente, llamado el “Pozo Alto”

 

 

 

 

 

 

 

 

Los llamados Pozos Fuentes, son unas singulares obras de ingeniera hidráulica, hechas en los somontanos de Barbastro y de Huesca,  que datan de la época medieval, los cuales se construían para abastecer de agua a las poblaciones. Su estructura es subterránea y llegan a salvar pronunciados desniveles entre la superficie y las captaciones del líquido elemento, a los cuales se accedía mediante unas escalinatas excavadas en la propia roca y que están muy desgastadas por el uso; tanto llegó a ser el desgaste de las escaleras que incluso se puede apreciar los hoyos que se hacían a base de apoyar  los cántaros o recipientes para el acarreo del agua.

Destacan las elegantes bóvedas de piedra que cubren estos pozos, bien sean mediante arcos de medio punto o de carácter apuntado. Lástima que sirvan como cobijo de palomas que con sus excrementos todo lo ensucian.

Laluenga. Interior Pozo Fuente - Pozo Alto. Detalle de la bóveda. Al fondo la lámina de agua.
Laluenga. Interior Pozo Fuente – Pozo Alto. Detalle de la bóveda. Al fondo la lámina de agua.

 

Laluenga. Detalle del arco apuntado en el Pozo Fuente denominado "La Catedral del Agua"
Laluenga. Detalle del arco apuntado en el Pozo Fuente denominado “La Catedral del Agua”
Laluenga. Detalle de la bóveda en el Pozo Fuente denominado "La Catedral del Agua"
Laluenga. Detalle de la bóveda en el Pozo Fuente denominado “La Catedral del Agua”

 

 

 

 

 

 

 

 

Laluenga. Interior del Pozo Fuente
Laluenga. Interior del Pozo Fuente
Laluenga. Pozo Fuente. Lámina de agua
Laluenga. Pozo Fuente. Lámina de agua

 

 

 

 

 

 

 

 

Laluenga. Escaleras del Pozo Fuente. Se puede apreciar su desgaste
Laluenga. Escaleras del Pozo Fuente. Se puede apreciar su desgaste
Laluenga. Una imagen desde el Interior del Pozo Fuente
Laluenga. Una imagen desde el Interior del Pozo Fuente

 

 

 

 

 

 

 

 

Una vez visitados los Pozos Fuentes, nos dimos una pequeña vuelta por el núcleo urbano para tratar de conocer, un poco mejor, el pueblo de Laluenga.

 

Laluenga. Fuente pública
Laluenga. Fuente pública
Laluenga. Crucero de piedra, con muchas señales de tráfico
Laluenga. Crucero de piedra, con muchas señales de tráfico

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Laluenga. Placa conmemorativa a Basilio Paraíso
Laluenga. Placa conmemorativa a Basilio Paraíso
Laluenga. Iglesia parroquial Santa Maria Magdalena
Laluenga. Iglesia parroquial Santa Maria Magdalena

 

 

 

 

 

 

 

 

Laluenga. Torre de la iglesia de Santa Maria Magdalena
Laluenga. Torre de la iglesia de Santa Maria Magdalena

 

Camino de Pertusa, nada más salir de Laluenga, nos paramos a visitar su cementerio pues, nos habían hablado, de un espectacular monumento funerario que valía la pena ver. Hay una imitación de los arcos del claustro de San Juan de la Peña y reza una leyenda que dice: “aquí yace Antonio Maria Castro Montaner, recio aragonés y amante de su tierra”; no hemos podido saber de que personaje se trataba, pero en una próxima visita preguntaremos por él para que nos expliquen algo de su vida.

 

Laluenga. Monumento funerario
Laluenga. Monumento funerario

 

Tanto en Laluenga, como en Barbuñales, vimos insertadas las cruces que indicaban por donde se desarrollaban los “Vía Crucis”.

Laluenga. Señal de "Vía Crucis"
Laluenga. Señal de “Vía Crucis”
Barbuñales. Señal de "Vía Crucis"
Barbuñales. Señal de “Vía Crucis”

 

 

 

 

 

 

 

 

Iniciamos el camino de Pertusa y la niebla comienza a hacer acto de presencia. El camino hasta Pertusa lo realizaremos por una antigua calzada romana que unía Huesca y Lérida.

 

Camino de Pertusa
Camino de Pertusa
La niebla comienza a envolverlo todo. Camino de Pertusa
La niebla comienza a envolverlo todo. Camino de Pertusa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Camino de Pertusa. Por la antigua calzada romana, que es también "Camino de Santiago"
Camino de Pertusa. Por la antigua calzada romana, que es también “Camino de Santiago”
Camino de Pertusa por la antigua calzada romana. La niebla no termina de despejar
Camino de Pertusa por la antigua calzada romana. La niebla no termina de despejar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Camino de Pertusa, una vista de Barbuñales con los Pirineos como fondo
Camino de Pertusa, una vista de Barbuñales con los Pirineos como fondo
Camino de Pertusa, una vista del pueblo de Antillón
Camino de Pertusa, una vista del pueblo de Antillón

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Llegando a Pertusa, podemos apreciar las grandes canalizaciones que se efectuaron para traer el agua del río Cinca, desde el pantano del Grado, que está sirviendo para fecundar esta tierra y ser una esperanza de futuro para el desarrollo de estos antaños áridos territorios.

 

Canal de Pertusa, uno de los ramales del Canal del Cinca
Canal de Pertusa, uno de los ramales del Canal del Cinca
Pertusa. Acueducto del Canal del Cinca sobre el río Alcanadre
Pertusa. Acueducto del Canal del Cinca sobre el río Alcanadre

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Llegando a Pertusa, nos encontramos una antigua edificación, posiblemente un pajar, en el que destaca una pequeña cruz sobre la puerta de entrada, la cual servía para salvaguardar los accesos de visitas no deseadas.

 

Pertusa. Antiguo pajar
Pertusa. Antiguo pajar
Hemos llegado a Pertusa
Hemos llegado a Pertusa

 

 

 

 

 

 

 

 

Pertusa. Ermita de La Victoria
Pertusa. Ermita de La Victoria
Pertusa
Pertusa

 

 

 

 

 

 

 

 

Pertusa
Pertusa
Pertusa. Puerta de entrada a la iglesia de Santa María
Pertusa. Puerta de entrada a la iglesia de Santa María

 

 

 

 

 

 

 

 

Es digna de ver la exenta torre de la iglesia parroquial, que está toda construida en piedra de planta exagonal y dividida en cuatro cuerpos, de estilo sobrio y muy elegante. Esta torre fue construída a instancias de un arquitecto enviado por el rey Felipe II, y es considerada de “estilo herreriano”, el mismo del Monasterio de El Escorial.

 

 

Pertusa. Torre de la iglesia de Santa María
Pertusa. Torre de la iglesia de Santa María

 

Pertusa. Antiguas pilastra de puente sobre el río Alcanadre
Pertusa. Antiguas pilastra de puente sobre el río Alcanadre
Pertusa. Puente nuevo en primer término, al fondo el acueducto del Canal del Cinca, sobre el río Alcanadre
Pertusa. Puente nuevo en primer término, al fondo el acueducto del Canal del Cinca, sobre el río Alcanadre

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Pertusa
En Pertusa
Camino de Barbuñales
Camino de Barbuñales

 

 

 

 

 

 

 

 

Una vista de Barbuñales
Una vista de Barbuñales
Camino de Barbuñales, una vista del pueblo de Antillón al fondo a la izquierda, y el de Bespén al fondo a la derecha
Camino de Barbuñales, una vista del pueblo de Antillón al fondo a la izquierda, y el de Bespén al fondo a la derecha

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entrando en Barbuñales
Entrando en Barbuñales

 

Barbuñales. Crucero de piedra
Barbuñales. Crucero de piedra

 

Barbuñales. Casa Félix de Azara
Barbuñales. Casa Félix de Azara
Barbuñales. Casa Félix de Azara
Barbuñales. Casa Félix de Azara

 

 

 

 

 

 

 

 

Barbuñales. Iglesia parroquial
Barbuñales. Iglesia parroquial

 

Para finalizar el recorrido, nos acercamos hasta la bonita fuente de “La Calzada”, con su abrevadero y lavadero, y el posterior aprovechamiento del agua sobrante para el riego de los huertos.

 

Barbuñales. Fuente de La Calzada
Barbuñales. Fuente de La Calzada
Barbuñales. Entorno de la Fuente de la Calzada, con su lavadero y abrevadero
Barbuñales. Entorno de la Fuente de la Calzada, con su lavadero y abrevadero

 

 

 

 

 

Un comentario sobre “Ruta por Laluenga – Pertusa – Barbuñales

  • el 4 junio, 2018 a las 04:49
    Permalink

    Outstanding post, you have pointed out some superb details,
    I besides believe this is a very excellent website.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena el capcha para publicar tu comentario. *