Ruta entre Ejep (Ixep) y Pano

Inicialmente, teníamos previsto otra ruta para hoy, 12 de diciembre de 2016, pero, ante una niebla persistente y empeñada en no querer dejarnos,   optamos por cambiarla y elegir una que, por lo menos, nos permitiera disfrutar de un placentero día de sol. Así pues, escogimos un paseo cómodo y sin complicaciones, entre Ejep (Ixep) y Pano, ida y vuelta, bordeando las instalaciones del Templo Budista “Dag Shang Kagyu”, en Panillo, y pasando por las ermitas de la Virgen de La Collada y de San Antón. Al final, han resultado ser unos 11 kms de recorrido, sin abandonar, en ningún momento, el término municipal de Graus.

Ejep (Ixep). Caminantes de Alpargata
Ejep (Ixep). Caminantes de Alpargata

 

Nos encontramos en la parte más occidental de la Comarca de La Ribagorza, lindando con la del Somontano de Barbastro y con el Valle de La Fueva, éste perteneciente al Sobrarbe. Es un territorio situado en el interfluvio de los ríos Ésera y Cinca, de pronunciadas y escarpadas vertientes hacía ambos lados, cargadas de historia, sobre todo en los tiempos de Ramiro I y sucesivos, allá por los siglos XI/XII, pues eran terrenos de frontera.  En la media que íbamos ascendiendo hasta La Collada, las vistas que nos ofrecían los valles del Ésera y del Isábena, cubiertos por un mar de niebla, eran impresionantes, pudiendo constatar al cambiar de vertiente que el valle del Cinca también se hallaba recubierto de nubes bajas, por lo que el espectáculo paisajístico estaba más que asegurado.

Ejep (Ixep). Valles del Ésera e Isábena
Ejep (Ixep). Valles del Ésera e Isábena
La Collada. Valle del Cinca. Al fondo la Sierra de Guara
La Collada. Valle del Cinca. Al fondo la Sierra de Guara

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El casco urbano de Ejep (Ixep), que también sirvió de inicio para la ruta que hicimos hace un par de meses con destino final Perarrúa, se extiende a los pies de las estribaciones del llamado Tozal de La Guardia (1061 m), donde, según se  dice, existió una antigua fortificación de la que, al parecer, todavía queda algún vestigio.

 

Ejep (Ixep)
Ejep (Ixep)

 

Preside la plaza del pueblo de Ejep, la iglesia parroquial de San Pedro (siglo XVIII), en muy buen estado de conservación, de una sola nave y con su cabecera orientada hacia el oeste.

 

Ejep (Ixep). San Pedro
Ejep (Ixep). San Pedro
Ejep (Ixep). Interior iglesia de San Pedro
Ejep (Ixep). Interior iglesia de San Pedro

 

 

 

 

 

 

 

 

El recorrido lo hemos hecho siguiendo la estela del PR-HU 49, el cual, en su etapa 2, tiene su inicio en Santaliestra para terminar en La Aldea de Puy de Cinca, a orillas del embalse de El Grado. Este camino se cruza con el GR-1  en lo alto de La Collada, junto a la ermita de La Virgen de igual nombre, el cual, viniendo de Graus, se dirige hacia tierras del Valle de La Fueva (precisamente, tenemos prevista una próxima salida, que nos llevará desde Pano hasta Troncedo, pasando por Caneto, Trillo y Salinas de Trillo, sin perder la huella del GR-1).

Ejep (Ixep). Camino La Collada
Ejep (Ixep). Camino La Collada

 

La ascensión hasta La Collada, de poco más de 200 m de desnivel, la hemos hecho bordeando el Tozal de La Guardia por su cara sur, teniendo siempre visible el cercano pueblo de Panillo, que se extiende a lo largo de la ladera;  pasando por las cercanías de Casa Sosas y del Templo Budista. Una vez superado el desnivel, nos hemos acercado a la ermita de la Virgen de La Collada (siglo XVII, de estilo más bien popular), situada en lo más alto del collado; desde este lugar, y junto a la estrecha carretera que une a Graus con el Valle de La Fueva, parten distintos caminos que nos podrían llevar al cercano castillo de Panillo o bien a La Aldea de Puy de Cinca y Puy de Cinca, pasando antes por el despoblado de La Penilla, nosotros hemos optado por coger una pista asfaltada para dirigirnos al pequeño pueblo de Pano, que es,   precisamente,  nuestro punto de inflexión y de retorno en el día de hoy.

 

Subiendo a La Collada. Panillo
Subiendo a La Collada. Panillo
Subiendo a La Collada. Templo Budista, en Panillo
Subiendo a La Collada. Templo Budista, en Panillo

 

 

 

 

 

 

 

 

Subiendo a La Collada. Casa Sosas
Subiendo a La Collada. Casa Sosas
Ermita Virgen de La Collada
Ermita Virgen de La Collada

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Templo Budista, Dag Shang Kagyu (D.S.K.), cuya página web es: dskpanillo.org, es una comunidad religiosa fundada en 1984, que comenzó sus actividades a partir del año siguiente, dedicándose a la práctica y al estudio del budismo. El PR-HU 49, bordea lo que es la parte más septentrional del recinto, pasando junto a una Estupa, la Zona de Retiros de larga duración y de un espléndido edificio al que denominan la Shedra (escuela). A medida que  vamos acercándonos al templo, unas ondeantes banderas al viento, con sus oraciones o plegarias,  van haciendo acto de presencia,  parece como si nos dirigiéramos a un lugar donde vaya a celebrarse, o se está celebrando ya,  una fiesta inacabable, dentro de un ambiente de alegría; decenas de multicolores  banderines o banderolas,   que ondean al viento para ser purificadas por éste y poder así transferir los buenos deseos o bendiciones que se hallan plasmados o dibujados en ellas,  la sola visión de las pequeña banderas ya  anima de por  sí, aunque no comprendamos la espiritualidad que puedan llegar a albergar o las buenas vibraciones que puedan  transmitir, con una sucesión de  colores (blanco, azul, rojo, amarillo y verde) que vienen a representar  a los elementos, como son el agua, la tierra, el fuego, el espacio o el aire.

 

Llegando al Templo Budista de Panillo
Llegando al Templo Budista de Panillo
Estupa. Templo Budista de Panillo
Estupa. Templo Budista de Panillo

 

 

 

 

 

 

 

 

Templo Budista de Panillo
Templo Budista de Panillo

 

Estupa con sus banderines. Templo Budista de Panillo
Estupa con sus banderines. Templo Budista de Panillo
Templo Budista de Panillo. Shedra
Templo Budista de Panillo. Shedra

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Antes de llegar a Pano, nos desviamos hacia la ermita de San Antón, un estupendo templo de estilo románico, del siglo XI, de rasgos lombardos, como así lo atestiguan la banda de unos restaurados arquillos ciegos que recorren los tres ábsides bajo lo que es un friso horizontal de pequeños sillares a modo de diente de sierra o en esquinilla y de las lesenas que descienden por los laterales del ábside central.

 

Pano. Ermita de San Antón
Pano. Ermita de San Antón
Pano. Ermita de San Antón
Pano. Ermita de San Antón

 

 

 

 

 

 

 

 

Admirable es la ventana germinada en su lado meridional, con un tosco parteluz como elemento divisorio. Al parecer, esta preciosa ventana, estuvo tapiada durante bastante tiempo, dejándola al descubierto durante la última restauración efectuada.

 

Pano. Ermita de San Antón
Pano. Ermita de San Antón

 

Parece ser que, esta ermita, en sus orígenes fue la iglesia del Monasterio de San Juan Bautista que existió en este lugar. Dicho Monasterio, fue edificado a mediados del siglo XI, durante los tiempos de Ramiro I, habiendo alcanzado su mayor gloria durante unos pocos años, pues, a partir de la toma de Graus, a finales del siglo XI, su popularidad comenzó a decaer.

 

Pano. Ermita de San Antón
Pano. Ermita de San Antón

 

Pano. Ermita de San Antón
Pano. Ermita de San Antón

 

Pano. Ermita de San Antón
Pano. Ermita de San Antón

 

Esta tosca y a su vez bella ermita de San Antón, consta de tres naves y, por tanto, de tres ábsides que apuntan al este, como viene siendo habitual. Tiene dos puertas cegadas, una por su cara  sur y otra por la del oeste, así como una pequeña y macizada ventana cruciforme en esta misma cara de poniente. En su interior, guardaba algunas pinturas parietales, que, afortunadamente, se hallan conservadas en el Museo Diocesano de Barbastro.  La romería a esta ermita se celebraba el día 17 de enero, día de San Antón.

 

Pano. Interior ermita de San Antón
Pano. Interior ermita de San Antón
Pano. Interior ermita de San Antón
Pano. Interior ermita de San Antón

 

 

 

 

 

 

 

 

Justo enfrente de la ermita de Pano, al otro lado del barranco, en lo más alto de lo que pudiera ser una especie de mogote, se encuentran las ruinas de lo que fue el antiguo castillo de Panillo, de origen musulmán, el cual venía a dominar los valles del Cinca y del Ésera que se extienden a sus pies. Dicen que, por sus alrededores y bajo su protección, se levantó lo que fue el primer poblamiento de Panillo, el cual, siglos más tarde, cambió su ubicación por la que se está  actualmente, a media ladera de la vertiente del río Ésera. (Las fotos que se publican a continuación, fueron tomadas en otra visita que hicimos hace ya algún tiempo, pues, en el día de hoy, no nos hemos acercado a visitar estas ruinas).

 

Castillo de Panillo
Castillo de Panillo
Castillo de Panillo
Castillo de Panillo

 

 

 

 

 

 

 

 

Al final hemos acabado en el pueblo de Pano, que está siendo restaurado por la Fundación Pano, a cuyo frente se encuentra Kurt Fridez, una persona que ha destinado las últimas tres décadas a la recuperación de esta pequeña población, la cual, poco a poco, va volviendo a la vida.

 

Pano
Pano

 

Pano, se halla ubicado en lo más alto de un estrecho promontorio, tan estrecho que si se juega al balón y dependiendo del impulso que a éste se le dé,  la pelota podría caer por un lado del barranco o por el otro. Es un territorio  altamente erosionado por sus caras norte y sur, a caballo entre dos profundos barrancos, el de Pinar y el de Pano, y, ambos,  vienen a nacer por el poniente de las estribaciones del Tozal de Pano,  al cual vienen a drenar, teniendo por su parte meridional, y al otro lado del barranco, la sierra homónima de Pano; la unión de ambos barrancos, da comienzo a un nuevo barranco, el de Solerraina, que acabará desaguando sus aguas en el pantano de El Grado, entre el abandonado pueblo de Clamosa y la arruinada Casa Olivera.

 

Pano
Pano
Pano
Pano

 

 

 

 

 

 

 

 

Económicamente, Pano, fue un pueblo bastante pobre. Los campos de labor que lo sustentaban se encontraban escalonados sobre unas estrechas fajas, cuyas desniveladas laderas rayaban casi la verticalidad en algunos casos, las cuales, en la actualidad, como si estuvieran ancladas en el tiempo, vuelven  de nuevo a ser colonizadas por una imparable vegetación arbustiva y arbórea.  Debió de ser bastante dura la vida en esta población. Durante las pasadas décadas de los años 60 o 70, fruto de los cambios sociales habidos y de las nuevas tendencias económicas, el núcleo quedó totalmente despoblado y abandonado. Hoy está en vías de recuperación, a modo de eco-aldea, gracias al entusiasmo y dedicación del antes citado Kurt Fridez.

 

Pano
Pano
Pano
Pano

 

 

 

 

 

 

 

 

Ejep (Ixep)
Ejep (Ixep)
Ejep (Ixep)
Ejep (Ixep)

 

 

 

 

 

 

 

 

Ejep (Ixep)
Ejep (Ixep)

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena el capcha para publicar tu comentario. *